IES Espiñeira proxecto pioneiro de Liga Escolar de Billarda

0
155

        Se por Europa adiante soa máis o Pandolo, a Lippa ou o S-cianco, en Galicia, e máis en concreto no Barbanza, tal é o fervor por este deporte do palán que os mozos e mozas do IES Espiñeira de Boiro prefiren xogar billarda a xogar fútbol. Grazas a Alberte Pagán, xogador de Rinoceronte e docente neste instituto, a primeira liga escolar é posible. Este proxecto pioneiro a nivel galego quere dar normalidade á practica da billarda, e estao conseguindo. Para quen sexa pouco crente que lea a reportaxe que fai Antón Parada para La Voz de Galicia, Ribeira, do 2 de xuño na súa edición dixital. Aquí tendes algunhas partes da reportaxe:

Espiñeira
prefiere la billarda al fútbol

En
el instituto boirense, los alumnos han creado su propio equipamiento
y campo para jugar una liga de este deporte gallego.

       
Imagínense por un momento que,
nada más sonar el timbre del recreo, los estudiantes comienzan a
inundar el patio para coger sitio en las pistas. Sin embargo, no se
apresuran para ser los primeros en echar la pachanga o unos tiros a
portería, sino para golpear palos. Pues esta es la escena que se
vive cada día en el instituto Espiñeira de Boiro, donde los jóvenes
prefieren la billarda al fútbol.
Para aquellos que desconozcan esta
disciplina, también conocida como estornela o
cachiza, consiste en ir golpeando en el aire un pequeño
palo de madera (la propia billarda) con otro mayor (el palán)
para desplazarlo hasta introducirlo en una especie de meta delimitada
por dos postes (varal). Los jugadores cuentan con cuatro tiros para
lograrlo y el primero que lo haga se llevará cinco puntos, el
siguiente cuatro y así sucesivamente. Si nadie anota, los tantos se
reparten en función de la distancia

La
implantación

«É un xogo que
engancha moito, hai rapaces que a primeira vez que colleron o palán
xa destacaron
», explicó Alberte Pagán, docente de inglés y
jugador en el área de Pontevedra de la Liga Nacional de Billarda,
que fue uno de los artífices del veloz avance de este juego
tradicional, en este centro de secundaria.
Todo comenzó hace dos cursos,
cuando invitó al centro al organizador de la competición oficial,
Xan Rodiño, que les enseñó las reglas y los útiles del juego a
los chicos.
En aquel momento, la billarda
comenzaba a echar a andar en el Espiñeira de forma rudimentaria,
utilizando porterías de fútbol, pero ya se había creado una liga
en la que se inscribieron multitud de estudiantes. No obstante, el
gran salto lo dieron a principios de este curso: «Todo
o material, como os forxados dos varais está feito por nós e polo
alumnado de Tecnoloxía
».
Asimismo, el factor decisivo que
prueba que en este instituto la billarda pone en serios aprietos a
otros deportes extendidos a nivel mundial, como el fútbol o el
baloncesto, es que cuando se repintaron las pistas este curso, la
estornela tuvo su propia delimitación y color. Sin embargo,
el campo no cuenta con las medidas oficiales, ya que debe ser un poco
más reducido para poder compartir espacio con las otras actividades.
Además, en el instituto también están restaurando una chave,
otro juego tradicional consistente en lanzar discos a una estructura
metálica.

La competición

Con toda probabilidad, y al igual
que en cualquier otra disciplina, para que la billarda tuviese éxito
en el centro debía contar con una competición paralela. Cada recreo
se convierte en una jornada de la liga, para la que los chicos vayan
anotándose y se les asigne su día de juego.
«Trátase de
recuperar os xogos tradicionais. É tan satisfactorio ver que lles
gusta algo tan sinxelo como coller un pau e darlle a outro, e que as
pantallas do móbil e do ordenador non o son todo. Didacticamente,
cremos que xa está sendo un logro
», valoró Alberte Pagán,
mientras los gritos de diversión se entremezclaban con el sonido
seco de la madera siendo golpeada y los silbidos del viento
cortándose.
      Fotos de Carmela Queijeiro La Voz de Galicia. Ribeira. Edición dixital.
Alberte, xuíz único, coas actas de competición

Moza competindo na LEB (Liga Escolar de Billarda) do IES Espiñeira

Mozo competindo na LEB (Liga Escolar de Billarda) do IES Espiñeira
   

       En definitiva, a revolución dos paláns xa non ten volta atrás. Sen pretender ser visionarias, nin visionarios, atrevémonos a afirmar que o monopolio deportivo do fútbol nos recreos escolares ten os meses contados… ou os anos contados, tampouco hai que facer as cousas de xeito demasiado apurado.

Deixar resposta

Please enter your comment!
Pon aquí o teu nome